Archivo

Posts Tagged ‘Alan Ball’

Six Feet Under once again

junio 21, 2009 1 comentario

six-feet-under

Desde hace un par de meses que el canal argentino I-Sat decidió programar la exitosa serie “Six Feet Under” que estrenó HBO por allá por el 2001 y que en su profundidad y su negrura quizás vino a ser la respuesta a las frivolidades de Carrie Bradshaw en “Sex and the City”. Escrita por Alan Ball (el mismo de “American beauty” y que ahora es el responsable de “True Blood”) y que cuenta la historia de la familia Fisher, propietarios de una funeraria en Pasadena, California. Una familia que queda sin uno de sus integrantes en el primer capítulo de la serie: su padre, el fundador de este negocio de la funeraria. A partir de ese hecho, los hijos mayores David y Nate deberàn hacerse cargo de todo. Nate (Peter Krause, “Dirty sexy money”), el hijo pródigo que conoce a la que será su novia y su futura esposa (Rachel Griffiths), en un arranque sexual en el aeropuerto. David (Michael C.Hall, “Dexter”) el hijo perfecto, circunspecto, fiel a los designios de su familia, es gay y durante gran parte de la 1era temporada se reprime a confesarlo y lleva una suerte de doble vida. Una hija menor (Lauren Ambrose) que no encaja en su entorno y una madre histérica (Frances Conroy) que confiesa a sus hijos haberle sido infiel a su difunto padre.

Todas estas historias envueltas de rigor mortis, de regreso en un horario inmejorable: los domingo a la medianoche. Una gran oportunidad para volver a revisar (o ver por primera vez) una gran producción galardonada con decenas de Emmy y tres Globos de Oro. Hoy, comienza la segunda temporada y el ciclo no parará hasta la 5ta y última, terminando esta revisión a mediados del 2010.

Anuncios
Categorías:TV Series Etiquetas: , , ,

Queremos sangre!

junio 14, 2009 Deja un comentario

HBO Blk-Its HBO logo

Si Twilight es la versión romántica de los vampiros, True Blood es el lado freak, horny y de no tan buen gusto.

En el mundo de True Blood los vampiros son una especie de individuos de segunda clase y que luchan por sus derechos civiles. Algo así como es vista la comunidad homosexual en paises como el nuestro. O sea, los vampiros son individuos absolutamente reconocibles, ya no son un tema tabú, pero no pueden optar al común de las garantías del resto de los mortales.

Como la sangre es un bien tan preciado y hay una especie de  paz armada con los mortales, los vampiros se alimentan de sangre artificial, que es vendida en botellas en cualquier pub o bar de Norteamérica. Se debe consumir a altos grados de temperatura, para que asimile el calor del flujo sanguíneo. Por otro lado, los vampiros son en parte víctimas de los humanos, porque estos últimos trafican su sangre que les sirve de afrodisiaco y que aumenta la líbido a niveles sobrehumanos.

En este contexto encontramos a Sookie Stackhouse (Anna Paquin) y a Bill Compton (Stephen Moyer). Humana y vampiro respectivamente. Ella, una chica mesera de un bar en el sur de los EE.UU (todos tienen un cantarín acento) que tiene poderes telepáticos, vive con su abuela y su hermano que es un semental descerebrado. Él, aparece de repente una noche a la salida del bar donde trabaja Sookie cuando unos tipos la acorralan. Al correr de los capítulos sabemos que fue un héroe de la Guerra de Sucesión,que está perdidamente enamorado de Sookie, y que es del grupo de los vampiros buenos que piensa que los humanos con ellos pueden convivir pacíficamente.

Durante toda la primera temporada la serie cruza la historia de amor de estos dos personajes con un asesino en serie que mata mujeres. Luego aparece un grupo de vampiros antagonistas que harán de las suyas en esta segunda temporada que comienza hoy domingo por las pantallas de HBO.

True Blood fue creada por la mente siempre lúcida de Alan Ball (“Six Feet Under”, “American Beauty”) Aquí un avance de esta segunda temporada. Se viene so much bloody