Inicio > Q.E.P.D., Rostros > Larga vida al Rey

Larga vida al Rey

Michael_Jackson_-_Number_Ones

Recuerdo cuando mi mamá y mi pediatra me hacían fiesta para que le mostrara mi última gracia: la caminata hacia atrás que hacía tan popular a Michael Jackson por aquellos años. Era mediados de los ochenta, los años de “Bad”, el disco ese donde salía “Smooth criminal”, los de la película Moonwalker, los días cuando mi primo me contaba que la mancha capilar que Jackson mostraba en la frente era porque se había quemado un pedazo de pelo y yo lo escuchaba impresionado,  mientras Michael no daba más de fama después de su superventas “Thriller”.  Recuerdo años después el video “Black or White”, toda una proeza, con Macaulay Culkin y John Goodman protagonizándolo, tecnología avantgarde y esos rostros que se paseaban cual publicidad de Benetton hacia el final del clip. Junto con “Losing my Religion” de R.E.M. y “Ray of Light” de Madonna, son los tres grandes videoclips que recuerdo de los noventa. Ya su color de piel no era el mismo de los años de “Billy Jean”, pero la cinta de “Dangerous” la tenía gastada de tanto escuchar “Jam”, “Remember the time”, “In the closet” y “Heal the world”. Michael venía a Chile y me lo perdería. Porque era muy chico, era un evento masivo y quién me iba a acompañar. Me arrepentí asi como cuando no fui al último concierto de Soda Stereo o al Pop Tour que trajo por primera vez a Chile a U2. La diferencia es que a Soda Stereo los vi en su reencuentro, y a U2 en el Vértigo Tour. A Michael ya no lo podré ver. Luego comenzó la larga decadencia, acusaciones de abuso a menores, cirugías a granel, su matrimonio con Lisa Marie Presley, dos hijos con una madre de alquiler, Víctor Gutiérrez entrevistado por Pedro Carcuro, “Blood on the dancefloor” e “Invincible”, sus dos últimos trabajos discográficos de picada en el olvido, y Michael se convertía en un muerto viviente, como uno de esos que aparecen en el inolvidable y célebre video de la canción “Thriller”. Sólo quedaba el recuerdo de la enorme fama durante los ochenta, sus pantalones cortos y sus calcetines blancos, el sombrero, la venda en la mano y su mechón ruliento cayendo por su cara, mientras su rostro se tornaba cada vez más delicado, fantasmal, ambiguo. El deseo urgente de borrar cualquier señal de su origen afroamericano, no quería que su cara recordara a sus ancestros, a su padre, a ese padre castigador y que hizo de dinero gracias al talento de sus hijos que cantaban ABC y deslumbraban por televisión. La muerte del padre según Freud, y otro camino para interpretar a este hombre que murió siendo un niño a los 50 años. Y las semejanzas van desde Dorian Gray hasta Peter Pan (no por nada, a su morada por años la llamó Neverland), y no estoy acá para limpiar el nombre de un hombre que enfrentó la justicia contra cargos de supuesta pederastia. Porque dirán que ahora que se murió se confirma la regla de que no hay muerto malo y todos salen en su defensa. No lo haré, pero tampoco lo condenaré. Este espacio lo escribo desde la admiración a un artista, esa que todos a estas alturas debemos reconocer. Porque detengámonos acá: aunque Jackson no tuviera (o no quisiera tener) la facilidad para adaptarse a los tiempos así como lo ha venido haciendo Madonna y su carrera –promesas de un regreso con conciertos vendidos en Londres mediante- difícilmente volvería a tener el brillo de antaño, lo que lo hace un ícono de la cultura pop mundial y a partir de hoy un mito, es que su música y el fenómeno que arrastra influyó poderosamente a los exponentes que desarrollaron la música pop a partir de él. ¿O acaso creen que grupos teen como New Kids on the Block, Take That, Backstreet Boys o N’Sync hubiesen existido sin Michael?, ¿Es posible pensar en Robbie Williams, o mayor aún, en un Justin Timberlake evitando la conexión con Jackson?, ¿y Kanye West?, ¿y el Rap, el Hip-Hop incluso?. Y podría seguir enumerando por que el legado que deja esta temprana partida seguramente aún no pueda dimensionarse del todo. Quizás hace rato Michael Jackson estuviese muerto, al menos musicalmente, y puede que lo que hoy y desde ahora lamentemos sea el recuerdo, los nuestros, las fiestas, sus canciones. Una época. Y aunque aún no haya resultados de la autopsia para saber las causas de su muerte, tampoco importan mucho. El Peter Pan de nuestros días ha muerto. Y el mejor homenaje que podemos brindarle es no dejar de escuchar sus discos. Por que la música no muere. Larga vida al Rey!

Categorías:Q.E.P.D., Rostros Etiquetas:
  1. junio 26, 2009 a las 5:28 pm

    Me encantó este post. Un súper homenaje, nada sobra, nada falta.

  2. Kari
    junio 26, 2009 a las 6:51 pm

    Me encantó el post amigui. Como dice Vale, está preciso y conciso. Michael fue parte de nuestras vidas y dejará un recuerdo sobre todo en nuestra generación que creció con él. Y creo que jamás será olvidado ya que no creo exista nadie que en su mp3, compu, i-pod o discman, no tenga una canción de él… es un ícono musical y una leyenda… como dices tú, larga vida al rey!

  3. junio 26, 2009 a las 7:38 pm

    Igual es buenísima su primera etapa como solista. Incluso antes, porque las canciones escritas para él cuando era niño tenían más sangre que lo que hizo en los noventas!
    La muerte de Jackson podría provocar el fin de la sobrevaloración de los 80’s y, por fin, el inicio de nuevos referentes.
    Ya imagino su vida en una película, porque pareciera que estaba planeada para eso.

    Saludos

  4. VeroMoreno
    junio 27, 2009 a las 8:19 pm

    Qué buen post miguiu. Es increíble como ha calado la muerte de Michael Jackson en todos y eso se debe principalmente a que nuestra memoria emotiva está encadenada a sus canciones cómo ….es increíble que por ejemplo Billie Jean siga siendo tan diabólicamente buena hasta el día de hoy…o que un video como el de Scream siga siendo tan actual…eso al final sólo se debe a una cosa: talento, tan fácil decirlo y tan difícil de tenerlo.
    Ayer en VH1 vi el especial de M.J y nunca había visto el video You rock my world completo…¡¡¡sale Marlon Brando!!!!! increíble, sólo él podía hacer esas cosas.
    A propósito, me alegro mucho de que vuelva a sus andanzas bloggeras

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: